Skip to content

El ADN solidario del bibliotecario

noviembre 25, 2013

Hoy estamos a 25 de noviembre y como todos sabéis dentro de un mes posiblemente todos nosotros estemos sentados frente a una mesa llena de comida y rodeados de nuestros seres más queridos pero por desgracia no será así para todos. De todos es sabido que la situación que atraviesa España no es la mejor y que aunque los políticos se empeñen en decir que estamos saliendo de la crisis no es verdad porque hoy en día hay muchas familias españolas que las pasan putas (y perdón por la expresión) para llevarse un trozo de pan a la boca o para dar la alimentación adecuada a sus hijos.

Ante este desolador panorama lo único que se puede hacer es salir adelante de la mejor manera posible y es aquí dónde la biblioteca y el bibliotecario deben jugar sus bazas porque una biblioteca no es sólo el espacio dedicado a guardar la colección de libros, una biblioteca es más que eso, una biblioteca es una gran red social que está al servicio del pueblo y que junto al bibliotecario debe adaptarse al entorno que la rodea, igual que se adapta a las nuevas tecnologías. Y, ¿qué ha de hacer para adaptarse en estos momentos y en estas fechas tan señaladas? Pues yo creo que lo que se ha de hacer es lo que están haciendo ya algunas bibliotecas, cada vez es mayor el número de ellas que lo hace, sacar adelante programas o proyectos que consisten en recoger alimentos, ropa, juguetes y material para las personas necesitadas. Como ejemplo, citar el programa ‘Quitapesares’ de la Biblioteca Regional de Murcia.

Todos juntos podemos

Todos juntos podemos

Pero la solidaridad del bibliotecario no debe quedar en la recogida material, el bibliotecario por su lugar de trabajo y lo que significa puede llevar más lejos la solidaridad porque en los tiempos que corren la gente, tanto mayores como niños, necesita desconectar de cuando en cuando del mundo que le rodea y necesita poder sonreír aunque sea por unas horas. Es aquí donde la tarea del bibliotecario se vuelve más importante si cabe porque ha de ser capaz de preparar actividades que puedan arrancar una sonrisa, que permitan a la gente desconectar de su entorno. Por este motivo creo que para estas navidades las actividades que preparen las bibliotecas deben ir encaminadas al humor como por ejemplo hacer un concurso de chistes, un cuentacuentos divertido, un taller de cocina, en definitiva actividades divertidas que permitan ver felices a los usuarios y en especial a todos aquellos que lo están pasando mal en estos momentos.

Finalmente animar a todos los bibliotecarios que estén trabajando y que lo puedan hacer, que intenten realizar este tipo de actividades en Navidad. Porque una biblioteca no es solidaria si el bibliotecario que la lleva no lo es y mi opinión es que los bibliotecarios somos de los profesionales más solidarios, sea porque estamos más en contacto con la sociedad o sea porque lo llevamos en nuestro ADN. Y para concluir aquí os dejo también el enlace al post publicado por Julián Marquina en su blog y que es otra muestra más de lo lejos que pueden llevar las bibliotecas la solidaridad.

Francisco González Llopis

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: