Skip to content

Todos tienen derecho a la lectura. Visita a las escuelas rurales (Macará parte II)

agosto 27, 2013

Siguiendo con el resumen del trabajo realizado en Macará hoy toca contar la visita que se realizó a las diferentes escuelas rurales del municipio. La visita a las escuelas rurales no estaba dentro de nuestro cronograma. La idea de visitar las escuelas rurales tenía dos objetivos: el primero evaluar el hábito de lectura de los alumnos y los fondos bibliográficos de los que disponían y el segundo darle movimiento a la colección de la biblioteca a través de un servicio de bibliobús o de préstamo colectivo.

Se visitaron 4 escuelas rurales, dos las visitó Julián y dos las visité yo. Por este motivo hablaré más sobre la situación de las dos escuelas que visité yo que son de las que más conocimiento tengo aunque en rasgos generales se llegó a la misma conclusión en todas.  Las visitas se realizaron junto a nuestra compañera Arrate, encargada del área de informática, cuyo objetivo era evaluar los conocimientos que tenían los alumnos y profesores sobre informática. Lo que se hizo fue que mientras Arrate estaba con los niños Julián y yo hablábamos con los profesores y después se hacía al revés, nosotros estábamos con los niños y Arrate con los profesores.

Como he dicho anteriormente voy a hablar sobre las visitas que realicé yo. La primera escuela rural que visité yo estaba situada en Monte Cristo. Aquí los niños no disponían de ningún tipo de material de lectura solamente tenían los libros de texto. Se le comentó al profesor si le gustaría que hubiera un servicio de bibliobús que acercara los libros y por tanto la lectura a los niños y como no podía ser de otra forma respondió afirmativamente porque era consciente de los pocos recursos de los que disponía y de la dificultad de adquirir fondos bibliográficos por su cuenta. Una vez hablado el tema con el profesor hablé con los niños. Los niños como es normal no tenían ningún hábito de lectura porque no tenían libros que leer así que cuando les dije si les gustaría tener cuentos todos respondieron con un sí rotundo y con los ojos abiertos como platos de la ilusión que les generaba. Durante la visita además de realizar el trabajo también jugamos con los niños a fútbol para que pasarán un rato divertido, además nos enseñaron el huerto que habían plantado ellos mismos y que cuidaban todos los días para que diera sus frutos.

Alumnos escuela rural Monte Cristo

Alumnos escuela rural Monte Cristo

 

La otra escuela rural que visité fue la escuela rural “Emilio Bustamante Mora”. En esta escuela rural se siguió el mismo procedimeinto que en la anterior pero tuve diferente respuesta. Tuve diferente respuesta porque en esta escuela sí que disponían de un pequeño fondo bibliográfico de cuentos y de material de consulta. Además la profesora dedicaba dos horas a la semana a hacer un taller de lectura y tenía pensado montar una pequeña biblioteca en una habitación contigua al aula dónde daba las clases. A la pregunta de que le parecería si tuvieran un servicio de bibliobús respondió que encantada y como en la anterior escuela rural mostró mucha ilusión.

 

Escuela rural Emilio Bustamante Mora

Escuela rural Emilio Bustamante Mora

Por otra parte los niños tambié mostraron mucha ilusión. Cuando les hice la pregunta me dijeron que sobre todo querían cuentos con imágenes de colores para que no fueran aburridos. Una vez terminadas las preguntas y a petición mía me mostraron sus habilidades para contar cuentos con muñecos y una vez cogieron más confianza también me contaron un cuento típico de la zona.

 

Contando cuentos

Contando cuentos

Las conclusiones generales a las que se llegaron después de las visitas realizadas por Julián y por mí fueron las siguientes:

– El servicio de bibliobús no era viable porque el acceso a algunas de las escuelas rurales era complicado y más que difícil para un vehículo

-Hay dos opciones para que los niños dispongan de más libros: el préstamo colectivo de la biblioteca municipal a las escuelas rurales o intentar llegar a acuerdos de colaboración con escuelas de España que apadrinen libros y se los envíen. Quién dice escuelas de España dice asociaciones de todo tipo.

-Cómo en todos los ámbitos las ganas o recursos que tenga el profesor también influirán. Cómo habéis comprobado en mis dos visitas en una de las escuelas rurales realizaban un taller de lectura y tenían pensado destinar una habitación para biblioteca, en la otra no disponían de estos medios.

Finalmente señalar que las visitas a las escuelas rurales han sido uno de los momentos más bonitos y que más pena me han dado al mismo tiempo. Porque aquí es dónde verdaderamente he apreciado todo lo que se me ha dado desde pequeño y que aunque parezca mentira en otros lugares del mundo no tienen, por insignificante que sea la cosa. Por eso yo creo que cuando la biblioteca municipal de Macará esté en marcha debería acordarse de las escuelas rurales ya que la biblioteca debe llegar a todos los sitios y dar un servicio social porque todos tienen derecho a la lectura y a estar alfabetizados.

Francisco González Llopis

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: